10 gener 2022


ENDOMETRIOSIS

La endometriosis es una dolencia crónica que afecta entre un 10 y un 20% de las mujeres en edad fértil. Las causas exactas se desconocen pero sí se cree que puede haber cierta predisposición genética y que, al causar alteraciones inmunológicas, sea una enfermedad autoinmune estrógeno dependiente.

¿Qué pasa exactamente la endometriosis?

El endometrio es la capa que recubre el útero y que se encarga de recibir y acoger el óvulo cuando es fecundado. Cuando no se produce la fecundación, el tejido endometrial se desprende durante la menstruación.

La endometriosis se define por la presencia de tejido endometrial ectópico (fuera del útero), principalmente se encuentra en el interior de la pelvis por ejemplo en las trompas de Falopio o en los ovarios y en algunas ocasiones en el intestino, la vejiga o incluso en los pulmones.

Al ser un tejido ligado a las hormonas de la menstruación, se produce sangrado y desprendimiento igual al del periodo.

La sintomatología es muy diferente según la mujer, incluso en algunos casos puede ser asintomática. Los síntomas más comunes suelen ser: dolor menstrual o pélvico, dolor durante las relaciones sexuales o dolor al orinar o defecar.

Aunque se crea lo contrario, la infertilidad no es una de las principales consecuencias de esta enfermedad. Se estima que un 30% de mujeres que la sufren tienen problemas para quedarse embarazadas.

 

¿Cómo se diagnostica?

Su diagnóstico no es sencillo, por ello muchas veces se realiza de forma tardía tras años de sintomatología. En primer lugar es necesario una buena historia clínica (anamnesis) que reconozca los síntomas- las pruebas complementarias (analítica y pruebas de imagen) refuerzan el dagnóstico de sospecha-  la laparoscopia establece el diagnóstico definitivo.

 

¿Cómo se trata?

La endometriosis se trata con hormonas para evitar el desarrollo de la capa endometrial ectópica, se persigue evitar la acción estrogénica habitualmente con el uso de progestágenos.  En ocasiones se precisa cirugía para eliminar el tejido endometrial, a pesar de que no es sinónimo de que no se vuelva a formar.

 

Se ha observado que la nutrición juega también papel importante en la mejoraría de los síntomas, aunque tenemos que remarcar que no será la cura.

En primer lugar se persigue reducir la carga de estrógenos ya que cuanto mayores sean sus niveles, más tejido endométrico se formará y por otro, los estrógenos promoverán la producción de histamina la cual, como en un círculo vicioso, promoverá la creación de más estrógenos. Por esta razón será importante reducir la concentración de estrógenos y de alimentos ricos en histamina.

 

Estrategias de control del peso corporal

El control del peso corporal es fundamental, dado que la obesidad es un estado de exceso estrogénico- así que un pilar de tratamiento será en control ponderal.

Siempre insistimos en que conseguir una reducción de peso definitiva cuesta por los propios mecanismos fisiológicos que regulan el peso corporal- así que un team-work nutrición- endocrino nos va a dar los mejores resultados.

 

¿Qué alimentos están implicados  en los niveles estrogénicos?

En cuanto a estrógenos se refiere será importante potenciar una serie de alimentos que directa o indirectamente reduzcan su formación o concentraciones. Por ejemplo encontramos los cereales integrales, legumbres, algunos vegetales como son las crucíferas (brócoli, coliflor, rúcula, etc), la berenjena o la cebolla, frutas o frutos secos.

En relación a la histamina, será importante limitar el consumo de alcohol, ahumados y pescados en conserva, embutidos, clara de huevo, tomate, leche o bebidas vegetales o quesos curados.

Otra sustancia que es posible controlar a través de la alimentación son las prostaglandinas. Éstas se forman a través del consumo de ácidos grasos y aumentan la contracción muscular del útero produciendo dolor e inflamación. Pero hay distintos tipos, en este caso nos centraremos en la 1, 2 y 3 siendo la 1 y la 3 antiinflamatorias y la 2 proinflamatoria.

Por lo tanto deberemos potenciar la formación de las dos primeras y evitar la formación de las tipo 2.

Las tipo 1 y 3 se producirán consumiendo alimentos con ácidos grasos omega 3 como en el pescado, grasas vegetales, nueces, semillas como el lino y vegetales de hoja verde.

Por su parte, las tipo 2 se producirán a través de ciertos alimentos como las carnes rojas, los cereales refinados, el aceite de maíz, los lácteos, el azúcar y todos los productos que contengan o el alcohol.

La resistencia a la insulina o el déficit de vitaminas B12 y C también favorecerán su producción. Trabajaremos la resistencia a la insulina con dieta y ejercicio más menos terapia farmacológica o suplementos- mano a mano con el endocrinólogo.

En cuanto al gluten, no hay estudios determinantes pero hay observaciones de mejora de síntomas en algunos casos de exclusión de gluten- aunque los estudios siempre pueden estar sesgados y lo que realmente se evalúa es una dieta más rica en vegetales y más pobre en refinados y azúcares.

En resumen para mejorar el estado de las pacientes es aconsejable promover una dieta antiinflamatoria y antioxidante además de variada y equilibrada, acompañada de ejercicio físico y actuar de la mano del endocrinólogo y del ginecólogo en trabajo multidisciplinar.

Hay que puntualizar que cada caso es distinto y será necesario valorar siempre de forma individual con el fin de realizar unas pautas concretas para cada paciente.

 

¿Puede ser hereditaria?

Sí, si hay familiares con antecedentes de endometriosis, hay más predisposición a sufrirla.

 

Si te han diagnosticado de ENDOMETRIOSIS o piensas que podrías tenerla, acude a un equipo de Endocrinólogos y Nutricionistas para poder hacer un buen diagnóstico y tratamiento de esta patología. 

Autor:


Dietista - Nutricionista Experta en inmunonutrición Especializada en intolerancias alimentarias y vegetarianismo Responsable unidad de nutrición en la mujer (SOP, fertilidad,...) embarazo y lactancia.


Jefe de Servicio @doctorasesmilo Especialista en endocrinología de la gestación/reproducción Coordinadora de la Unidad de hipófisis Coordinadora de la Unidad de tiroides Co-cordinación de la Unidad de Ovario poliquístico


¿Quieres hacernos una consulta sobre Blog de Endocrinología y Nutrición?

Cercar en el Blog

También te puede interesar

MENÚ DE TEMPORADA

ENDOMETRIOSIS

COMER "SANO" NO DEBE SER ABURRIDO: Preparándonos para el verano Desde el equipo de ENDOCS queremos dar todas las facilidades para seguir una dieta equilibrada, baja en calorías y que a la vez puedas disfrutar del placer de comer.

Seguir leyendo

ALIMENTACIÓN PARA PREVENIR LESIONES MUSCULARES

ENDOMETRIOSIS

Las personas que realizan entrenamientos frecuentes o de alta intensidad, es posible, que en un momento determinado, puedan lesionarse y esto afectar a su carrera profesional o al rendimiento deportivo.

Seguir leyendo

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. OK | Más información

Política de cookies +